Sana tus rodillas – El sueño de Annie

La inflamación en las articulaciones puede deberse a múltiples factores que suelen ser provocados por la realización de movimientos bruscos, ya sea en situaciones aleatorias o durante una sesión de ejercicio. Ya sea dolor en la rodilla, manos o dedos, así como en los pies, entre otras zonas del cuerpo, el dolor articular siempre se puede remediar con el tiempo o mediante el consumo de medicamentos como ibuprofeno o naproxeno, aunque nunca lo será. Falta quien prefiere apostar por lo más ‘rudimentario’ y paliar estos problemas con remedios caseros como el romero, la linaza, entre otros.

Linaza: Las propiedades de la linaza aumentan a un número significativo para un mayor beneficio para el cuerpo; Aunque suele ser conocido por su capacidad para reducir los niveles de colesterol malo en sangre, también tiene propiedades antiinflamatorias gracias a su contenido en Omega 3.

los Omega 3: Es uno de los aceites esenciales que no solo sirve para mejorar el sistema cardiovascular, sino que también fortalece el sistema inmunológico, previniendo la aparición de infecciones alrededor de las articulaciones. Sin embargo, es necesario diferenciar entre Omega 3 de origen vegetal y Omega 3 de origen animal; en este caso se recomienda consumir el primero, ya que de lo contrario se produce el efecto de inflamación, que es el que se debe evitar.

Para sacarle el máximo partido a la linaza conviene tomar dos cucharadas al día, ya sea de forma natural o como complemento de otros alimentos como yogures, ensaladas, etc. No obstante, es preferible consumirla siempre cruda para no perder sus propiedades. y evitar una mala digestión.

El romero: También tiene múltiples propiedades beneficiosas para el organismo, además de ser una hierba aromatizante que se utiliza en múltiples platos, principalmente en la cocina mediterránea. Además de esto, también es un excelente antiinflamatorio y calmante para aliviar el dolor articular. Una de las razones es por su contenido en ácido ursólico, que actúa como agente antibacteriano y previene las infecciones que se producen alrededor de las articulaciones o cartílagos, principalmente las que forman las manos y las rodillas.

La forma de consumo es a través de una infusión, para eso es necesario disponer de 200 gramos de romero fresco y dos vasos de agua caliente. El método de preparación es sencillo: añadir la mitad del romero fresco a cada vaso de agua caliente y dejar reposar unos minutos hasta que todas las propiedades de la planta se trasladen al líquido. Es recomendable beber ambos vasos, preferiblemente uno por la mañana y otro por la noche.

Jengibre: Esto funciona como un excelente alimento termogénico, lo que hace que el cuerpo queme más calorías durante el día, lo que lo hace excelente para incluirlo en una dieta para perder grasa. Sin embargo, también es conocido por sus propiedades antiinflamatorias, ideal para tratar el dolor articular. Un remedio antiinflamatorio a base de jengibre requiere 200 gramos de raíz de jengibre rallada, 2 cucharadas de miel (opcional) y 2 vasos de agua caliente. El método de preparación es el mismo que el anterior, es decir, hacer una infusión y dejar reposar las raíces en el líquido durante 10 minutos; luego cuele y si lo desea. Se puede agregar miel para endulzar la bebida.

Con este método se matan dos tiros de un pájaro, favorece la quema de grasa y alivia los dolores articulares.